La primavera en Madrid es perfecta para disfrutar de una buena follada al aire libre.

En la terraza, sabiendo que cualquier vecino puede estar mirando por la ventana mientras se toca el rabo, le pone a estos dos machos cachondísimos. Se sienten como si fueran los protagonistas de una sesión porno en directo.

Hasta el ático ha llevado a un tío que ha conocido en el chat para que admire las vistas de los rascacielos de Plaza de España y del barrio de Malasaña, pero enseguida consigue que centre su atención en su pollón.

Empiezan a follar y no duda en clavársela hasta reventarle el ojete. Alzando la cadera y dejando caer el peso del cuerpo penetrándole hasta el fondo. De vez en cuando disfrutan del viento y les libera un poco del sudor de la follada.

La follada termina con una buena preñada.

 

Deja un comentario