De verdad, visto lo de estos días estoy por cambiarme de profesión y pasar al sector de la medicina… ¡Cuanto vicio!

Hace un mes tuve la buena racha de poder follar durante varios días seguidos y cada vez que le decía a mi amigo Manuel “he follado con un enfermero/medico/ celador…” así durante varios días y la verdad son los mas cerdos en la cama. Como me gusta.

Uno de ellos, me ató a la cama y me folló sin piedad con sus calzoncillos en la boca hasta, que se terminó corriéndose en mi espalda mientras yo gemía de placer.

Otro, estaba de guardia en el Hospital y fui a verlo, su morbo era jugar a los médicos y me obligó a pasar consulta como un paciente normal, allí término explorando mi cuerpo hasta que descubrió cual era el problema, tenia el consolador metido en el culo, me lo quitó y comenzó a follarme sin piedad.

Este si que era un cerdo, fui a su casa ya que mis padres esos días estaban por casa. Llegué allí tal y como me mandó, en mayas, deportivas y camiseta de deporte ajustada. Nada más entrar por la puerta me abofeteó, me obligó a ponerme de rodillas e inmediatamente me puso una venda en los ojos y comenzó su juego.

Me obligo a ir de rodillas tras él, hasta que de repente se paró y yo no sabía que estaba haciendo, sentí como escupía y de repente me agarró muy fuerte y me obligo a lamerlo, eran sus deportivas. Luego se las quitó, me las puso en la cara y comenzó a tocarme el culo sobre las mayas. Al rato comenzó a comerme el culo y posteriormente a follarme sin piedad mientras yo tenía delante de mi cara sus zapatillas que me obligaba a oler, termino corriéndose en sus calzoncillos y luego me obligo a limpiarlos con la lengua.

Alguno que otro medico más pasó por mi cama esos días, pero ya os lo contaré con todos los detalles e igual con alguna foto.

Relato escrito por: @milktours

Deja un comentario