El fin de semana viaje a Valencia por motivos de trabajo y al final me lo pasé bien, aunque todo apuntaba en la otra dirección.

Nada más llegar al hotel puse WAPO y GRINDR a funcionar con las dos palabras que más atrae a un tío “de paso” o lo que es lo mismo: quiero follar mucho y tengo poco tiempo.

El sábado se presentaba sin planes hasta que me hablan y me dicen “Sr. Nombre y Apellidos, que hace por aquí?” me dejó desconcertado pero terminó diciendo quien era y confesando que era un “fan” mío desde hace años. Me invitó a tomar algo y me avisó que estaba con amigos pero que me acercará igual, pero al llegar sorpresa, de los 5 chicos que estaban sentados en la terraza el 100% había tenido conversación con ellos para follar, lo que viene siendo un pleno.

Entre risas, comenzamos a charlar y mi fan, confiesa que no conocía mí descaro y que eso lo ponía aún más cachondo.

Comenzó a tocarse el paquete disimuladamente para calentarme, y cuando fui al baño apareció allí y soltó la mítica frase “entras y me ayudas a mear”. Entré, cerré la puerta, me puse de rodillas y comencé a comerme su enorme polla mientras el me miraba con cara de satisfacción, hasta que al final terminó llenándome el pecho de leche.

Seguimos tomando algo y cada poco volvíamos al baño para repetir, me quedé enamorado de su polla. Vendrá pronto a visitarme.

Relato escrito por: @milktours

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.