Aún recuerdo el día cuando me bajé del coche para ver que se cocía en la zona de cruising de Ventas.

Y efectivamente, cuando cae la noche en ciudad de Madrid, sus aparcamientos y alrededores se convierten en un auténtico “polvorín”.

Así es el parking de Ventas. Donde al anochecer se celebran buenas orgías entre los arbustos y la pequeña colina que transcurre paralela a la M-30.

Allí, casi siempre me he encontrado jovencitos con buenas pollas que te la meten casi sin preguntar. Follada para arriba, follada para abajo y aquí no ha pasado nada. Así funciona el cruising.

¿Quién puede resistirse a la tentación de una buena follada al aire libre con un desconocido?

A día de hoy estoy casado y ya no busco follar de cruising, pero los recuerdos de mi época de soltero son muy buenos.

Deja un comentario