Los baños públicos de parques, centros comerciales, estaciones de tren y autobuses, son uno de los sitios predilectos por los hombres amantes del cruising tanto en Madrid como en el resto de España.

Si nunca has practicado cruising, seguro que más de una vez has notado como otro hombre te miraba el rabo en unos urinarios públicos con mayor o menor disimulo. Esta curiosidad casi innata al hombre por lo que tiene el de al lado, está el cruising en baños públicos.

Cruising en baños, cómo reconocerlo y actuar

El funcionamiento de este tipo de cruising es simple. Para identificar si eres el objeto de deseo de otro hombre sólo tienes que valorar un par de detalles.

La duración. Si tú has llegado más tarde y notas que alguien que ya estaba ahí se demora mucho en salir, tienes una pista. Pero no te precipites, que no todos tardamos lo mismo en mear.
La ubicación. Si tú estas meando y alguien llega y se pone a tu lado pese a haber más sitio libre, es muy probable que ese hombre quiera algo. Un hombre que no busque nada nunca se pondrá al lado de otro a mear, si puede dejar un hueco en medio.

Las miradas. Todas las dudas se despejan aquí. Mear codo con codo con un desconocido es una situación algo incómoda en la que unos se miran la polla, otros miran a la pared, pero el que no quiere malentendidos evitará mirar al de al lado (al menos que se note). Si te miran con detenimiento, puedes devolver la mirada, tanto al rabo del otro como a su cara y por ejemplo sonreirle. O tocarte un poco y ver su reacción. Ya no habrá duda y vuestra historia de morbo y deseo podrá consumarse como vosotros queráis.

Cruising y WCs. Consejos para precavidos

Llegar y ponerte a mear pegado a otro hombre es un mensaje claro. Quizá demasiado, si tu objeto de deseo no está por la labor. Podrías asustarle o violentarle y lógicamente su derecho de orinar tranquilo prevalece sobre tu calentón.

Lo mejor que puedes hacer es mantener las distancias y establecer contacto visual poco a poco. Puedes hacer amago de mirarle el pene con disimulo. En cuanto se percate, su reacción lo dirá todo: se arrimará más al urinario, dificultando tu visión oal contrario, se despegará para ofrecerte un espectáculo. A partir de ahí, puedes pasarte al urinario más cercano y continuar con el morbo.

Heterosexuales y morbo

El cruising en baños públicos es seguramente el preferido de heterosexuales ya que se trata de una práctica muy casual y no premeditada. Ni siquiera hay que desplazarse a una zona concreta, se puede estar simplemente paseando por una zona céntrica de la ciudad y acercarse a los baños por si algo sucede. Incluso no es raro que ciertos hombres acudan estando con sus parejas, busquen una rápida masturbación y salgan.

El morbo de ser pillados en el acto también es importante en este tipo de cruising. Lo cierto es que, aunque se mantengan las formas, no es difícil notar cuando tiene lugar cruising en un baño al que entras. Se suele mascar la tensión aunque generalmente la mejor pista es que hay gente “meando” pero no se escucha ni el chorro ni el ruido del desagüe.

Consideraciones del cruising en baños públicos

  • Como siempre ocurre en el cruising, no todos los hombres buscan lo mismo. Te encontrarás desde el que quiera terminar follando, al que va con el objeto de ligar y prefiere acabar en otro lugar más discreto, hasta el que sólo quiere mirar, tocar o pajearse. Pero la consecución más habitual del cruising en baños públicos suele culminar con dos hombres metiéndose en un baño con puerta a practicar sexo oral.
  • La higiene en un baño público es un tema de especial consideración. Son lugares muy transitados y se aconseja extremar las precauciones ya que se puede entrar en contacto con fluidos que pueden oscilar entre lo asqueroso y lo peligroso. Por la misma razón, trata de no ser guarro y limpia tus eyaculaciones. Al personal de limpieza no le pagan para eso.

Zonas de cruising en baños en Madrid

Fuente: Cruising Bilbao

One thought on “Guía Cruising – Cruising en baños

  1. En FNAC Callao en los baños de la última planta ya no hay Cruising al ser cabinas cerradas y no existir urinarios ,
    En Atocha Renfe, ya no hay Cruising porque en los labavos hay una persona limpiando, cobran por entrar y hay que pasar un torniquete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.