La alergia al látex es una afección bastante extendida que resulta un incordio durante el sexo con preservativo. En este artículo os explicamos en qué consiste para que la sepáis detectar a tiempo y cuál es la alternativa.

Se trata de la hipersensibilidad al látex, sustancia de origen vegetal, que produce unos síntomas muy característicos desencadenando una respuesta que puede variar entre un amplio abanico de síntomas.

La persona que padece la alergia posee los anticuerpos, pero es necesario que entre en contacto con el alérgeno para que ésta tenga lugar. Además, a medida que vayan aumentando las exposiciones, aumentará también la respuesta. Es posible que la alergia tarde en desarrollarse, por lo que no debéis decir aquellos de “No, no puedo tener alergia al látex, porque nunca la he tenido”.

Los síntomas pueden aparecer tanto en el pene, como en el ano. Siendo éstos algunos de los más frecuentes:

  • Picor e inflamación
  • Urticaria en la región genital
  • Mal olor
  • Irritación y enrojecimiento
  • En casos más graves, aunque muy poco frecuentes se podría producir un shock anafiláctico

Aunque esta alergia raramente llega a desembocar en algo especialmente grave, es bastante molesta y si la exposición al alérgeno es muy repetida podría llegar a agravarse. Por eso, lo mejor es evitar el contacto con productos que contengan látex. En el caso que nos ocupa, abandonar el sexo no es la solución, pero dejar de usar el preservativo tampoco.

Siempre sexo seguro y no olvidéis que es el único método anticonceptivo que, además, previene las ETS. Por eso, lo primero es acudir a un alergólogo en caso de sentir estos síntomas y la solución es recurrir a los conocidos como preservativos de poliuretano, que aunque son más caros que los convencionales de látex, también previenen las ETS.

2 thoughts on “Guía Cruising – Alergia al látex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.